5 Marcas de moda que brillan en Instagram

Si antes el lema era que quien se mueve no sale en la foto, ahora el dogma casi podría ser el inverso: el que no se mueve no sale en la foto. La cuenta de Instagram que no se agita, que no se sacude, que no es zarandeada, no está generando tráfico, mejorando SEO, ratios de conversión, experiencia de usuario, constituyendo branding y visibilizándote.

También es cierto, además, que las acciones de marketing de hace un par de décadas podían permitirse el lujo de ser exclusivamente estacionales. Al Corte Inglés le bastaba con un buen jingle para la venta de libros y con un cartel en la plaza de Sol para introducir las rebajas. Y ya estaba todo el trabajo hecho.

Cambio de paradigma

Pues de aquellos barros estos lodos: ahora el marketing no es estacional y lo que antes era un cartel ahora es un post promocionado; lo que antes era una pasarela ahora es un influencer llevando tu prenda. Y no es algo necesariamente malo, eh, no nos vamos a poner modo Pantomima Full: es un paradigma diferente, que ofrece distintas oportunidades y que usándolo con cabeza te permitirá posicionarte en primera línea.

En cualquier caso, si estás aquí lo más probable es que no vengas con la intención de que respondamos a la cuestión: ¿tengo que hacerle Instagram a mi marca? Porque eso ya lo sabes. Igual que sabes que, como dijo Picasso, los buenos artistas copian y los genios roban. Por eso, para que copies, para que robes y para que te inspires, te traemos algunas de las cuentas de moda que mejor lo hacen en Instagram (y de paso analizamos por qué lo hacen tan bien).

Nike

Nike lidera y tiene que liderar esta lista por una cuestión muy sencilla: es la marca número uno en lo que a seguidores se refiere. A la fecha de la escritura de este artículo, tiene casi cien millones de seguidores. Y esto responde a una clave: si tienen tantos seguidores significa que hay algo que están haciendo bien.

Nike se ha abierto mucho en los últimos años al streetwear, pero es en su esencia (en el deporte) donde encuentra su principal valedor. Es gracias al deporte que está donde está. Gracias al deporte, sí, y gracias a tener a Rafa Nadal o a Elena Delle Done entre sus patrocinados. Sabiéndolo, hacen uso y abuso de esta circunstancia: personajes famosos y fácilmente reconocibles retratados en planos medios. Su identidad de marca está plenamente vinculada al deporte.

La marca parte de un mensaje inspirador que vincula a la marca con un lema: “If you have a body, you are an athlete”. Pero lo que mejor explotan es su IGTV con mejores momentos de deportistas, con entrevistas, contenido informativo, en formato vertical, con mucho impacto, edición cuidada y relativamente simple (muy poco After Effects). En su cuenta de IGTV puedes ver lo que podrías ver en muchos medios de comunicación

Latigo

Latigo es un buen ejemplo de marca nativa digital española que se hace un hueco grande en una escena muy concreta. Latigo, que es un acrónimo de La tienda de las gorras, está muy presente en la escena urbana: le hizo una gorra a C. Tangana hace varios años, promociona videoclips de raperos varios y junto a Dellafuente ha creado una marca.

Su feed, bien gestionado en lo que a estética se refiere, se compone de fotos de estudio. El look appeal se asemeja al de Zalando y su performance en redes tiene mucho que ver con su posicionamiento en la vida real. Insistimos: la marca está muy vinculada a la escena urbana. Tienen un par de vídeos en IGTV (que básicamente son un lookbook) y un video con MTV. Dificilmente veas fotos de colecciones anteriores en su feed. Las últimas fotos subidas (de producto, a veces, y de estudio casi siempre) se corresponden con sus últimas colecciones.

Everlane

Una cosa que mola del Instagram de Everlane es que desde su bio ya sabes dónde estás: “Exceptional quality. Ethical factories. Radical transparency”. Everlane es una marca de 2020. Calidad, fábricas éticas y transparencia. Claro desde el minuto uno.

De aquí se deduce una cosa: tu valor añadido con respecto a la competencia debe preponderar. Debe destacarse.

La apuesta de Everlane es colectiva y coral. Hay muchas fotos de clientes llevando las prendas, mucha foto de viaje, mucha foto de comida. Y, sobre todo, mucha gente que interactua con la cuenta y que aspira a aparecer en su feed.

VEJA

¿Qué tendrán las VEJA que las lleva todo el mundo a pesar de que no son excepcionalmente baratas? Respuesta: además de un diseño de lo más guapo y de que estén hechas de material orgánico, una estrategia comunicativa digna de mención.

La gestión de su cuenta de Instagram es sobria: suben tres fotos al día y cada foto tiene coherencia con la anterior. Venden calzado y dan importancia al calzado (y no tanto a la parafernalia relativa a la experiencia). Presentan sus productos a través de IGTV, pero no añade un valor en forma de conocimiento cultural al usuario: solo te enseñan su producto. Aun así (o precisamente por eso), sus vídeos no tienen mucho tirón: el último apenas suma mil reproducciones.

Lacoste

Tampoco podía faltar Lacoste en este ranking: probablemente, en lo que a marcas Premium se refiere, una de las que mejor lo hace. Su concepto es el del vídeo arte. Lacoste apuesta todo a la estética curada y definida presentando productos muy visuales. Permitiendo, al mismo tiempo, el etiquetado en Instagram Shopping.

Lacoste tiene lo que te esperas de Lacoste: saben lo que venden, saben cómo tienen que venderlo, saben qué hacen bien y todo se mueve en esa línea.

Lo que hace Lacoste, por una cuestión presupuestaria, podría parecer realmente difícil de emular. Sin embargo, a un nivel estético su idea es reinterpretable: juegan con el logo, sus composiciones son limpias y su lookbook se parece más al de una revista del tipo de Neo2 Magazine que a una marca.

Al mismo tiempo, es una de las marcas que mejor ha sabido readaptarse: sus connotaciones de lujo han permanecido y también se han sabido readaptar a la juventud (y no solo a la juventud poderosa desde el punto de vista económico, sino también a la urbana).


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados